Entrevista exclusiva desde España con Gabriel J. Martin, autor del icónico libro “Quiérete Mucho, Maricón”

GABRIEL JOSE MARTIN

Autor del libro “QUIERETE MUCHO, MARICON”, pieza fundamental y referencia de la literatura contemporánea en psicología gay de habla hispana.

Por: Daniel Portela (desde Madrid, España). Fotografía cortesía de Gabriel J. Martin.

Agradecimiento especial para Fernando Rosales por hacer posible esta entrevista.

GAYPV: Hola Gabriel, es un verdadero honor para nosotros en la Revista GayPV poder realizar esta entrevista contigo hasta la hermosa ciudad de Barcelona España donde te encuentras actualmente, y para Puerto Vallarta, México y el mundo, y platicar contigo sobre tu interesante vida y tu excelente libro, que a tantas personas ha ayudado para comprenderse y aceptarse a sí mismos, y entender mejor al mundo que nos rodea especialmente siendo gay. Sabemos que además de ser un hombre gay, también te defines como una persona intersexual. ¿Podrías comentar para nuestros lectores qué significa este término?

Más que definirme yo tengo que describirme como una persona que ha nacido con genitales intersexuales. Esto es algo que forma parte de mi desde el momento en que nací y que por tanto se incluye en mi definición de persona o de lo que yo soy, como puede ser haber nacido en España o ser gay. Esto es algo que descubres con el tiempo y que finalmente te van describiendo, no tanto que yo utilice para definirme si no cuáles han sido mis circunstancias. Una persona con genitales intersexuales, o intersex utilizando la forma más abreviada, es una persona que al nacer tiene unos genitales que pueden parecer unos genitales bastante estándar, pero el cariotipo, los cromosomas, pueden diferir del modelo estándar de lo habitual y las personas que nacemos con esta condición, que nosotros no consideramos que sea ni una orientación ni una identidad y desde luego que no es una patología, claro, lo llamamos siempre una condición. Las personas que hemos nacido con esta condición tenemos unos genitales que no corresponden a ninguno de los dos extremos habituales que suelen presentar en el momento de nacer, sino que van graduando en diferentes variaciones respecto a esos genitales más estándares. Y por eso lo de ‘inter’ por estar entre los genitales masculinos o femeninos habituales.

 

Durante tu infancia, ¿recuerdas cómo fue que empezaste a sentir que eras diferente?

Bueno, la verdad es que nunca he pensado que yo fuera igual que los demás porque desde que tengo memoria yo actuaba de una forma muy distinta a lo que se esperaba de mi. Yo nací con los genitales intersexuales que tenían apariencia femenina pero solamente los genitales externos ya que en el interior yo tenía mi próstata en su lugar común y corriente, los testículos estaban alojados en las ingles, tenía vesículas seminales y bueno, nací con hipospadias en lugar de vagina. Esto, por ejemplo, mi página de Wikipedia se explica bastante bien (no sé quién la hizo, pero se explica bastante bien) (risas). Y bueno, pues con este este tipo de genitales con los que yo nací los médicos pensaron que era una niña y me criaron como una niña porque aparentemente era una niña físicamente, pero mi comportamiento era lo que en aquel tiempo se consideraba masculino (y aquí podríamos entrar a definir qué es masculino y qué es femenino), pero el caso es que yo me sentía mucho más cómodo jugando con niños y a cosas que entonces eran ‘cosas de niños’, que a cosas que entonces eran ‘cosas de niñas’, que ya no es tanto como lo vemos ahora que todo ya lo vemos andrógino, sino que en los años 70s la cosa era bastante diferente y estaba muy marcado el rol por género. Así que para empezar yo ya soy diferente al resto por esa característica y desde el principio eso me fue marcando con lo cual yo siempre tuve la sensación de que era diferente a los demás. No recuerdo haber tenido una sensación de normalidad y luego haber dejado de ser ‘normal’. Quizá recuerdo un momento cuando tenía 9 años y que nos mudamos de barrio. En el barrio en el que yo vivía todo el mundo estaba acostumbrado a que yo jugará a las cosas que jugaba con los demás chicos y como que ya no les sorprendía, pero cuando llegue ese barrio nuevo pues ya se vio muy marcado y llegado al colegio también pasó algo muy parecido, era muy marcados que yo no me comportaba como las demás niñas y ahí sí que fue una diferencia muy grande y me marcaron desde el primer momento como que yo era muy diferente. Fue ese primer momento en el que yo vi que era muy diferente a los demás.

 

¿Nos puedes platicar sobre el rechazo que sufriste durante tu infancia y adolescencia a causa de tu condición de intersexual?

El rechazo que yo sufrí durante mi infancia y adolescencia no fue porque yo fuera una persona intersexual porque nadie sabía no, yo tampoco lo sabía. El rechazo era porque yo contravenía los estereotipos de género como explicaba anteriormente, y eso fue lo que marcó el rechazo. Sufrí muchísimos insultos, grandes rechazos, apenas tenía amigos y la única amiga que tenía era una amiga que también tenía un montón de problemas y que también era rechazada por los demás por lo cual nos juntamos dos que éramos rechazados en la clase y nos hacíamos compañía mutua, y esto me ocurrió durante muchos años porque la gran mayoría no me permitía relacionarme con ellos, me agredían y me insultaban, y hacían todo lo posible y hasta lo imposible por herirme, por acosarme y por hacerme sentir mal. Por alguna razón extraña parecía muy importante remarcar que yo hacía las cosas de forma diferente y que yo no era como los demás y para mucha gente era bastante importante -y lo digo con cierta ironía- bastante importante disfrutar y remarcarme que yo era diferente a los otros.

Un poco profundizando en esta pregunta que me haces de cómo fue el rechazo, la verdad que fue muy cruel, me sometieron a todo tipo de vejaciones, me hicieron todo tipo de insultos, por todos los medios intentaban herirme, me pegaban, sufrí todo tipo de agresiones tanto verbales como físicas, me insultaban en las clases, en los pasillos, me pegaban el patio, me pegaban en la calle… me pasé la vida recibiendo acoso.

 

¿Cómo aconsejarías que podríamos detectar y ayudar a un niño o joven que sufre de bullying por estas causas?

Detectar que alguien sufre bullying porque es intersexual es difícil porque es una condición que se revela cuando acudes al médico y te hacen unas exploraciones. Saber que alguien sufre de bullying es porque generalmente tiene comportamientos muy tímidos, muy retraídos, con mucha sensibilidad, generalmente solitarios, deprimidos, tristes, o a veces por el contrario muy ansiosos, incluso agresivos, quizá un comportamiento emocional un poco extremo en cualquiera de las direcciones, deprimido o agresivo, puede servirnos para darnos cuenta de que algo le sucede. O el hecho de estar siempre apartado de los demás niños, aislado, lo cual es fácil que suceda cuando los demás hacen comentarios con mala intención hacia tu persona. ¿Y como ayudar? Bueno, estas abriendo un melón importante que es como atajamos el bullying en las escuelas. Hay muchos programas que lo intentan de diferente forma, por ejemplo, con la educación, formando a los niños niñas e incluso adolescentes en la diversidad sexoafectiva, para que conozcan las diferentes realidades y para que se den cuenta de que todos formamos parte de eso que llamamos ‘normalidad’ porque los humanos somos muy diversos y esa diversidad hay que mostrarla. Hay quien lo hace de diversas formas, como buscar que los acosadores piensen acerca de lo que están haciendo, incluso que protejan a las víctimas. Hay algunos modelos donde los alumnos pueden elegir con quien quieren sentarse y con quien no y quienes eran agresores recibían una penalización. Hay diferentes programas y métodos.

 

¿Cómo consideras que han cambiado las cosas al respecto de la época de los años 70s y 80s del siglo pasado, a la época actual?

Desde aquella época ha cambiado muchísimo sobre todo la visibilidad. Ya las personas LGBT formamos parte del paisaje. Ya muchísimos niños y niñas ya conocen lo que es una persona, homosexual, una persona bisexual, una persona transexual, y saben identificar perfectamente niño gay o una niña lesbiana e incluso están bastante sensibilizados en temas de los trans y ya hay muchos centros escolares donde hay niños o niñas trans y están bien integrados en sus centros, es decir, ha cambiado muchísimo el esfuerzo que se ha hecho por visibilizar y el esfuerzo que se ha hecho por naturalizar a la comunidad LGBT dentro de la comunidad educativa. Aún queda mucho que hacer todavía, aun hay muchas agresiones, demasiadas. Ojalá no hubiera ninguna, pero es verdad que la situación es muy diferente respecto a lo que era en los años 80s. Antes de los años 80s en España cualquier cosa que tuviera algo que ver con la diversidad sexual generaba muchísimo rechazo y esto a no se produce en la actualidad por suerte.

 

¿Qué significó para ti finalmente descubrir que había otras personas como tú, y que no estabas solo? ¿Nos podrías contar cómo fue este momento tan importante de tu vida?

Para mi darme cuenta de lo que me sucedía era algo que tenía nombre y que había otras personas como yo supuso un alivio tremendo. De repente curiosamente un diagnóstico para mí supuso un gran alivio que significó que ya tenía una dirección y sobre todo ya tenía otras personas con las que poder comentar lo que me estaba ocurriendo y sentirme acompañado. Porque la sensación de soledad y de sentir que tú eres el único que le ocurre y sentir que eres el único que tiene esta condición es tremendo porque te sientes totalmente desprotegido, te faltan referentes, no sabes cómo actuar y en muchas ocasiones suceden problemas o dificultades tanto en las relaciones humanas como las sentimentales y las sexuales, no tienes a quién acudir para pedirle ayuda. Entonces saber que hay otras personas y saber que podía aprender de estas personas para mi fue muy importante porque me marcó un rumbo y me permitió tener una dirección.

 

¿Qué podrías aconsejar a las personas que están sufriendo algún tipo de condición similar, al sentirse diferentes o en conflicto con su identidad de género, pero que no buscan ayuda por vergüenza o temor al rechazo?

Bueno, hay personas que se sienten avergonzadas o que tienen temor de hablar de esta condición con otras personas, lo único que les puedo aconsejar es que superen ese miedo cuanto antes y que, aunque sea de forma anónima, intenten contactar con algún grupo o alguna asociación, es importantísimo que contactemos y superemos esa dificultad porque de verdad es tremendamente positivo para cualquier persona poder conectar con otros como ella y saber que tiene a quien acudir. Eso es fundamental, el grupo de lo más importante puede suceder y tengo que fomentar mucho, muchísimo, la conexión entre nosotros y ayudarnos mutuamente. Los grupos de ayuda mutua, por ejemplo. Entonces alguien que tiene esta condición le conviene muchísimo que lo haga porque si no se va a sentir sola y totalmente desvalida durante mucho tiempo. Además, en un grupo de personas como como él como ella, no va a sentir rechazo, al contrario, sentirá una total inclusión lo cual es muy importante.

 

¿Nos podrías platicar brevemente como fue ese proceso en el que pudiste finalmente asumir tu verdadera identidad de género y pasar de ser Patricia a ser Gabriel, así como el proceso físico y mental (e incluso legal) por el que tuviste que pasar para lograrlo?

El proceso del cambio legal al que te refieres fue bastante sencillo. El proceso físico no fue ningún problema porque yo cambié de forma natural, es decir, que cuando yo llegué a la pubertad virilicé como cualquier otro chico, empezó a salirme la barba y el pelo en el pecho y todo lo demás y bueno, ahí no hubo que hacer nada aunque es verdad que con 18 años me extirparon los testículos y tuve que tomar la testosterona suplementaria, pero era la testosterona que antes fabricaba mi cuerpo y ahora no. Me los extirparon porque pensaban en aquella época que se podían tumorar y decidieron actuar así, si no, no hubiera sido necesario, yo virilicé de forma natural y aunque mis testículos eran totalmente funcionales, pues estaban alojados en las ingles. Y volviendo al proceso legal tuve que iniciar un procedimiento pero fue bastante sencillo porque ya en la legislación se contemplaban los casos de intersexualidad por ser algo que lleva ocurriendo durante toda la historia de la humanidad, pues se tenía conocimiento y la Ley del Registro Civil Española que me parece recordar que era la del año 55 ya incluye estas situaciones y lo único que tuve que hacer fue presentar una demanda solicitando la rectificación en el Registro Civil y fueron 2 años porque los trámites tardan muchísimo, pero lo único que tuve que hacer fue presentar ese recurso con un abogado para rectificar mi asiento en el Registro Civil. Se procedió y lo único que se me pidió fue que presentara los informes, me vieron dos peritos forenses del juzgado, tanto el médico como la psicóloga, todo durante la mañana, fue muy rápido, simplemente con todas las pruebas aportadas estaba claro que había sido un error médico y que había que rectificar mi asiento en el Registro Civil con lo cual pusieron el género que me correspondía y el nombre que yo consideraba que debía tener.

 

Y durante todo este difícil proceso, ¿cómo fue que descubriste que además eras un hombre gay?

Pues yo descubrí que era gay más adelante, una vez que ya tenía clara mi la identidad sexual, empecé a ver cada vez más claro que me gustaban los hombres. Incluso cuando yo era pequeño me había gustado un chico de la clase, pero también es verdad que alguna chica me ha parecido bonita, incluso tuve una novia, pero la verdad cuando me enamoré por primera vez de un hombre comprendí que aquello era muy diferente, que yo a ella la había querido de una forma muy platónica, pero que la forma en la que yo me enamoraba de un hombre, pues no tenía nada que ver. Fue un proceso muy largo, para mi fue como comenzar de nuevo, todo un proceso de descubrimiento, de aceptación, de salida del armario, etc., y tuve que comenzar otro con todo y la salida del closet. Simplemente yo siempre había sido homosexual, pero que me había resultado muy difícil entenderlo con todo lo que me estaba ocurriendo.

En cuanto al cómo, pues mira, me lo descubrí porque los hombres me atraían muchísimo, porque me masturbaba pensando en hombres, porque lo que necesitaba era ver porno de hombres y porque me enamoré de un hombre.

 

¿En qué momento es cuando decides acercarte a la Psicología y porqué?

Para mi la Psicología fue una vocación muy temprana. Yo con 15 años ya sabía que quería ser psicólogo, no tenía nada que ver con lo que me había ocurrido ni lo hacía pensando en encontrar soluciones para mi. A mí siempre me han fascinado los fenómenos mentales, la forma en que nos comportamos los seres humanos, la psicología es una ciencia maravillosa porque nos ayuda a entender a los seres humanos y para mí es algo fundamental. Siempre he sentido curiosidad por conocer a los demás, supongo que por tanto inspeccionar y tanto pensar en lo que me sucedía y tanto mirar hacia dentro de mí también me facilitó mirar en el interior de los demás, así que ya te digo, fue una vocación que siempre estuvo conmigo.

 

¿Cómo fue que finalmente llega a tu vida el proyecto de escribir un libro?

Pues al libro llego porque yo comienzo a escribir en una revista gay sobre lo que trabajo en mi consulta. Yo llevo trabajando en una consulta con hombres gays ya unos cuantos años y empecé a escribir artículos sobre eso, como VIH, homofobia interiorizada, relaciones, y bueno los artículos funcionaban muy bien, los leía muchísima gente, y me fui haciendo conocido con este trabajo y llegó la editorial y me planteó la idea de hacer un libro y en ese libro pues recapitulé todo lo que sabía sobre psicología afirmativa gay y fue así de sencillo. Yo había empezado a escribir y de hecho ya tenía el canal de YouTube en aquel momento y me conocen por eso, con lo cual fue un encargo que me puso la victoria en las manos, porque ya conocían mi trabajo y cómo lo hacía.

 

Tu libro ‘Quiérete Mucho, Maricón’ se ha convertido en una referencia de la literatura gay de habla hispana, en el que tratas temas tan importantes como la homosexualidad, la homofobia, salir del closet, el sexo gay, la identidad de género, el bareback, el VIH, los prejuicios, el amor gay, etc. ¿Nos podrías platicar un poco más a fondo sobre el libro, y a quiénes podemos recomendar su lectura?

Yo estoy orgullosísimo de ‘Quiérete Mucho Maricón’ porque ha sido por un trabajo maravilloso durante muchos años y ha sido también el resumen de todo lo que había aprendido hasta el momento y ha tenido una acogida absolutamente maravillosa. Estoy feliz de que lleva ya diez ediciones y nunca estoy lo suficientemente agradecido. Me parece algo increíble. El libro está estructurado en varias áreas temáticas, esta pensado como una forma de conversar con alguien gay, no importa en la etapa en la que se encuentre, da igual, porque seguro que tengo algo que decirle porque he hablado con muchos hombres en mi consulta, y comienza dejando muy claro qué es la homosexualidad, porqué somos homosexuales y eliminando mitos sobre la homosexualidad. Continúa explicando cómo es el proceso de aceptación de la homosexualidad de uno mismo y la forma que podemos mejorar ese proceso para que todavía estamos más a gusto y nos sintamos mejor lo que somos y sobre todo para que establezcamos unas mejores relaciones con los demás. Yo trabajo mucho todo lo que tiene que ver con las relaciones y el hecho de salir del closet, porque es imposible tener relaciones auténticas con otras personas y que tú estés escondiendo lo que eres, esto hay que trabajarlo porque además si no tenemos relaciones auténticas entonces siempre nos vamos a sentir muy solos.

Después de eso hablo de la homofobia y del impacto que genera en nosotros. Hablo de la homofobia interiorizada. Hablo de las secuelas del bullying homofóbico desde los problemas de ansiedad, los problemas de afectividad que se manifiestan por lo tanto en las relaciones. Hay un bloque muy extenso en el que hablo de todo esto. Luego hay un quinto bloque que se eliminó de la versión express porque es un bloque donde están las diferentes áreas, que luego he ido ampliando en otros libros, por ejemplo hay un capítulo sobre las relaciones afectivas, hay un capítulo sobre la sexualidad, hay un capítulo sobre la salud sexual, hay un capítulo sobre las relaciones familiares, hay un capítulo sobre nuestros derechos, hay muchos temas que son abordados ahí de una forma bastante extensa, aunque evidentemente está mucho más desarrollados en los libros posteriores. Y finalmente hay una especie como de cuadernillo o último bloque donde ofrezco soluciones y explico técnicas que se pueden poner en práctica para dejar atrás la homofobia interiorizada, los efectos de la ansiedad y todo aquello que he estado explicando en los capítulos anteriores.

 

¿El libro se encuentra actualmente disponible en formato físico en México y Latinoamérica? ¿Y dónde podemos adquirirlo vía online, para todos aquellos que aún no lo conocen?

En México se publicó y me dijeron que se había agotado, no sé si volverán a lanzarlo y allá se tituló “Quiérete Mucho”, se eliminó la palabra ‘maricón’ de la portada porque para México tiene una carga muy diferente, una connotación muy distinta a la que tiene en España y prefirieron eliminarla, pero el contenido es exactamente el mismo, incluso hay un capítulo en el que explico el por qué utilizo la palabra Maricón en mis textos y en mi forma de hablar. Sé que se podía conseguir en México en papel, ahora ya no sabría decirte, pero electrónicamente se puede conseguir en cualquier plataforma de libros electrónicos y sé que también lo venden me parece que en Ghandi y evidentemente en Amazon. Amazon te lo lleva donde tú quieras, no hay ningún problema con esto.

 

¿Actualmente te encuentras en una relación de pareja? ¿Consideras que para las personas LGBT es más difícil mantener una relación amorosa que para las personas heterosexuales, y que es correcto imitar el modelo de pareja heterosexual, o por el contrario debería de funcionar de una forma diferente para nuestro colectivo?

Actualmente no estoy en ninguna relación de pareja y teniendo en cuenta las dificultades que están teniendo las personas heterosexuales también para tener pareja no me atrevería a decir que es más fácil. Yo creo que es difícil, pero por causas distintas. Para las parejas heterosexuales la nueva definición de los roles en cuanto al género está descolocando a mucha gente y también es verdad que los matrimonios de generaciones anteriores estaban basados sobre todo en el aguante, principalmente de la mujer. Hoy por suerte la mujer no lo necesita, es más independiente económicamente de un marido y es más libre para decidir si quiere estar en una relación que la hace infeliz o no. Que también es verdad que muchos hombres prefieren poder vivir solteros sin tener que desarrollar un proyecto de familia, pero es que antes parecía que si no eras un padre de familia no eras un hombre respetable, y también eso ha cambiado mucho. Pero las relaciones heterosexuales sí que son diferentes. Para nosotros es más difícil porque a veces estamos mucho más aislados, en una minoría, en muchos casos te encuentras con personas con problemas desde la falta de aceptación de sí mismos por una homofobia interiorizada o dificultades para establecer relaciones íntimas como secuelas del acoso que han sufrido. Entonces también son difíciles, pero porque tenemos asuntos que solucionar. Eso no significa que un hombre gay no pueda tener una relación sentimentalmente satisfactoria, cada vez son más los hombres homosexuales que tienen relaciones de pareja absolutamente satisfactorias, maravillosas, duraderas, que se casan, que conviven y que están todo lo felices que se puede estar, porque la felicidad tampoco es algo permanente; eso de “comieron perdices y fueron felices” pues está bien para los cuentos de hadas, pero la vida cotidiana pues tiene sus altibajos. Pero con todo y esos altibajos, muchísimos hombres homosexuales que han dejado todas estas secuelas y esas cargas y tienen relaciones tan satisfactorias como las puede tener cualquier otra persona.

En cuanto a lo del modelo heterosexual siempre contesto con la misma respuesta: el modelo heterosexual ya no sirve ni para los heterosexuales, y es que no estamos hablando de un modelo heterosexual sino de un modelo de siglos pasados que en la actualidad ya no existe y ya ni las parejas heterosexuales se rigen por ese modelo, pues imagínate muchísimo menos los que no somos heterosexuales. Que no se vieran antes parejas homosexuales no significa que no hubieran. Estaban ocultas, pero había unas cuantas que seguían ese mismo modelo. Había un montón de parejas de mujeres lesbianas que pasaban desapercibidas porque ante el pueblo pasaban como las mujeres que se habían quedado solteras, y tenían un modelo de relación tremendamente clásico. Eso ocurría en el pasado, así como hombres que mantenían relaciones sentimentales, aunque fuera cada uno manteniendo su matrimonio con una mujer y escondiéndose, pero también tenían un modelo bastante clásico. ¿Qué te quiero decir? Que el modelo de parejas ha cambiado para todos y ya no creo que debamos de hablar de modelo de pareja heterosexual, deberíamos hablar del modelo de siglos anteriores que se aplica a todas las parejas. En estos momentos hablamos del modelo siglo 21, que ha cambiado, donde ya tenemos situaciones completamente diferentes donde se habla de poliamor, donde se habla de las relaciones abiertas, de monogamia sucesiva que es cuando acabas una relación y se empieza otra. Hay unos modelos completamente diferentes y son para todos, no solo para nosotros.

 

¿Alguna vez has visitado México, y en particular Puerto Vallarta? De ser así, ¿qué es lo que más te ha gustado de Puerto Vallarta y por qué?

No he visitado México, me encantaría visitar México, adoro México y estoy loco por visitarlo, pero no he estado y tampoco en Puerto Vallarta evidentemente. De Puerto Vallarta lo único que sé aquí en España es de aquella serie estadounidense Love Boat, que aquí se tradujo como “vacaciones en el mar” y en la que acostumbraban a atracar en Puerto Vallarta y se describía como un lugar maravilloso lleno de encantos donde todo el mundo está feliz y yo cuando escucho Puerto Vallarta lo relaciono de esta forma y siempre lo asocio a una idea de grandísima felicidad. No sé si será así pero así es como lo tengo almacenado en mi memoria y ya me encantaría visitar Puerto Vallarta. Ojalá pronto.

 

¿Cuáles son tus nuevos o futuros proyectos? ¿Qué otros libros has escrito dirigidos a la comunidad LGBT?

Entres mis nuevos proyectos he escrito un cuarto libro. He escrito tres libros más. Escribí un libro titulado ‘El Ciclo del Amor Marica’, que salió a la venta al año siguiente de ‘Quiérete Mucho Maricón’, que es donde hablo de las relaciones de pareja, precisamente esto que me preguntabas anteriormente, sobre cómo han cambiado los modelos, que existen modelos diferentes y sobre cómo son las relaciones homosexuales y todo ese ciclo que vamos viviendo de conocernos, enamorarnos, afianzar la relación, en algunos casos entrar en la convivencia, en algunos casos las relaciones se deterioran, en algunos casos las relaciones se terminan, y en muchos casos se vuelve a comenzar de nuevo. Por eso hablo de un ciclo. También hablo de relaciones poliamorosas, hablo de relaciones intergeneracionales, de relaciones a distancia, y bueno, es un libro donde volqué todos mis conocimientos sobre relaciones. Luego escribí otro con ilustraciones de Sebas Martín quien es un dibujante de cómic gay de Barcelona y era un poco en tono de broma que hacemos sobre el ambiente gay, sobre todo el circuito de ocio y todo lo que está relacionado con el tema LGTB, no solo los bares y discotecas sino también las asociaciones, los tópicos y las apps como Grindr, hacemos bromas sobre eso como si fuera un gran país con comarcas, como Grinderburgo, Fucknfield, etc y hacemos bromas sobre eso. Ese fue el tercero y se publicó en 2018 y ahora este año sale ya por fin ‘Gay Sex’ que es un libro dedicado a la sexualidad abordada desde todos los puntos de vista que te puedas imaginar. Es un libro que me ha quedado muy extenso y este es mi proyecto más reciente, que tenía que haber salido en Abril, pero con la crisis del Coronavirus no ha sido posible y si todo va bien, saldrá a final de Mayo. Con lo cual, mi próximo proyecto es presentarle a todo el mundo este último libro sobre el sexo y espero que guste mucho, mucho, muchísimo.

 

¿Dónde podrían contactarte las personas que pudieran necesitar alguna consulta o ayuda psicológica de tu parte de forma más personalizada? ¿Tienes alguna página web oficial o redes sociales para este fin?

Para contactarme es muy fácil, me pueden contactar a través de mi correo electrónico, en mi canal de YouTube, en Instagram, en Twitter, soy muy fácil de localizar y en todos mis perfiles hay una dirección de correo electrónico, me pueden escribir y ponerse en contacto conmigo para lo que necesiten. De hecho, he tenido bastantes pacientes mexicanos porque trabajo por videoconferencia y atiendo a hombres homosexuales de todo el mundo. A través del canal de YouTube me está conociendo muchísima gente y la verdad que estoy muy contento de la respuesta que están teniendo tanto mis libros como este canal en la comunidad gay latinoamericana. Así que aprovecho también para mandar un beso gigante a todos los lectores y seguidores mexicanos porque me hace muy feliz recibir vuestros comentarios, que son muchísimo y sois maravillosos.

 

¿Algo más que quisieras agregar para todos nuestros lectores de GayPV?

Lo único que quiero agregar es que tomemos conciencia de que es imposible sentirse acompañado por los demás si tú no te muestras a los demás tal como eres. Si te relacionas con una imagen falsa, con algo que tú muestras pero que no es tu verdadera persona, es imposible que los demás te quieran tal como eres y que experimentes el amor incondicional. Es imposible que la relación entre vosotros sea auténtica. Cuando hablamos de ser visibles, de aceptarnos y de visibilizarnos ante los demás, de lo que estamos hablando en el fondo es de permitirnos que los demás nos quieran tal como somos, incondicionalmente, y poder experimentar, gracias a eso, lo que de verdad significa una relación profunda y auténtica con los demás. Es lo más importante que puedo aconsejar a cualquier persona.

¡Muchas gracias Gabriel por compartir un poco de tu valioso tiempo con nosotros, y por esa gran labor que realizas para ayudar a otras personas del colectivo LGBT!

Share:

Categories

  • Check Out Our May-Oct 2022 Edition

  • Categories

  • Recent Posts

  • On Key

    Related Posts